6.10.14

Tercera Edad. Caracteristicas

PERSPECTIVAS DE LA PSICOLOGÍA EVOLUTIVA ACTUAL

Las razones que explican el aumento constante de la población anciana en relación con la población total son ante todo, por una parte, los avances médicos que han elevado la esperanza de vida y por otra, la disminución del índice de natalidad.

Se va en camino, pues, de formar parte de una sociedad envejecida en la que si el progreso médico continua como hasta ahora nos encontraremos con ancianos que contarán en el futuro con un más alto grado de salud, educación y actividad política. Este hecho va a suponer un cambio en la estructura social total. Para afrontar este proyectado cambio en la estructura social, se hace necesaria una labor conjunta entre distintas disciplinas.

Ante todo hay que tener en cuenta, la perspectiva del ciclo vital como una unidad, lo cual lleva implícita la consideración de que la vivencia de la vejez está determinada por las experiencias que el sujeto ha ido acumulando a lo largo de su vida.

La mayoría de las personas cuando alcanzan la tercera edad, no están preparados para asumir su papel y lo viven como un periodo largo y angosto. Ello es debido en parte, a que las normas y el sistema educativo que les ha condicionado no ha tenido en cuenta las consecuencias prácticas relacionadas con este periodo de la vida adulta. Si queremos mejorar la situación social en la que se encuentran inmersos los ancianos, hemos de empezar por demoler una serie de prejuicios que nuestra cultura tiene sobre ellos. Estos mitos son casi siempre negativos, y en ellos subyace la idea de que la vejez es la etapa más penosa de la vida, en la que el hombre, mermadas sus facultades nada tiene que hacer salvo esperar pasivamente la muerte. Los cambios psicológicos que se presentan en la última fase de la vida no están causados pues por la edad cronológica, sino de la ocurrencia de sucesos que supongan un cambio en su modo de vida habitual.

Existen hechos más importantes que el paso de los años, como parece ser la desaparición del rol que ha ocupado el núcleo central de la vida, económica, social y psicológica con la jubilación, o el nido vacío en el caso de las mujeres; y a ellos hay que dedicarles atención como núcleos de cambio importantes. Pero al analizarlos estos dos hechos no tienen por qué suponer necesariamente hechos negativos en el acontecer vital del individuo. Si lo constituyen es porque la organización vital ha sido hecha en nuestra sociedad en base a la ocupación de un rol exclusivo.

Glick (1980) describe los 4 estadios que Moody (1976) enunció acerca de modos de comportarse con los sujetos ancianos en la sociedad. Describe 4 etapas:

1. Rechazo: El viejo es visto como un cuerpo parásito que consume más que produce.
2. Servicios sociales: Las medidas para remediar la situación surgen de una ética liberal y una conciencia social que se manifiesta por una seguridad social.
3. Participación: Se aboga por el fin de la pobreza, abolición de la jubilación obligatoria, oportunidad de nuevos trabajos.
4. Actualización: Se defiende una concepción de la vejez como la complectud del ciclo vital.

DECÁLOGO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE GERIATRÍA Y GERONTOLOGÍA (S.E.G.G)

1. El alto envejecimiento de la población española es un logro histórico:
El envejecimiento de un país es consecuencia de su progreso. España es un ejemplo. Debemos de felicitarnos para ello. En ningún caso presentarlo como una carga o un problema.

2. Toda persona mayor debe sentirse orgullosa por haber llegado ahí:
Para un individuo envejecer supone haber sobrevivido a enfermedades, accidentes, etc. Quizás siempre se cuidó para vivir más años. Debe sentirse afortunado y orgulloso por llegar a ser mayor.

3. La vejez puede ser una etapa de la vida tan positiva como cualquier otra:
Con los progresos de la ciencia y del desarrollo económico y cultural, la vejez puede ser cada vez más una etapa de la vida tan plena como cualquier otra: productiva, creativa, afectiva y de relaciones sociales, de calidad de vida e independencia, etc.

4. No es justo que se fomenten temores y sobresaltos en las personas mayores
:
Los españoles que llegan a la vejez se merecen vivir sin sobresaltos. Han hecho méritos y esfuerzos para ello. No parecen justos los mensajes frecuentes referentes a la pérdida parcial de derechos adquiridos: pensiones y atención sanitaria principalmente.

5. La dependencia no es consecuencia de la edad:

Las situaciones de incapacidad o dependencia son más frecuentes con la edad, pero en modo alguno son una consecuencia de la misma. Se deben a problemas de salud. Hoy la ciencia nos dice que es posible disminuir la frecuencia e intensidad de la dependencia, retrasar su aparición. Otros países ya lo están consiguiendo. En el nuestro no estamos haciendo las cosas bien y muchas situaciones de dependencia nunca debieran haberse producido.

6. Es posible disminuir la frecuencia e intensidad de la dependencia:

La educación sanitaria, y la prevención y control de las enfermedades crónicas, son dos de las tres medidas necesarias para disminuir la dependencia. Con los recursos sanitarios actuales de nuestro país es posible conseguir dichos objetivos, siempre que se reorienten hacia la población envejecida que ahora atienden.

7. Algunas personas mayores necesitan servicios sanitarios más eficaces:
Unos servicios sanitarios eficientes con el paciente añoso es la otra medida imprescindible para disminuir su dependencia y aumentar su calidad de vida. Aquí los recursos existentes son claramente insuficientes, especialmente cuando se trata de personas muy mayores, con varias enfermedades y alto riesgo de perder su función.

8. La atención geriátrica es un derecho básico al que no tienen acceso la mayoría de las personas mayores cuando lo necesitan:
La ciencia ha demostrado que la Geriatría es una especialización sanitaria eficiente e imprescindible para limitar la dependencia en su justa medida, disminuir el sufrimiento y aumentar la calidad de vida de ese grupo complejo de pacientes que tienen problemas de salud. En nuestro país no está garantizado el derecho a una atención específica a la salud de las personas mayores al que se refiere el artículo 50 en nuestra Constitución. No puede esperar más tiempo.

9. Es necesaria una ley de dependencia justa y que apoye a las familias:

Cuando las situaciones de dependencia se producen, es preciso ayudar a las familias en los cuidados, con la potenciación domiciliaria en primer lugar y con internamientos temporales o definitivos cuando se requiera, donde se garanticen los cuidados de calidad. También es este aspecto en España estamos por debajo de la media europea. Una ley justa, universal y equitativa sobre la dependencia es una necesidad urgente.

10. Al final de la vida, la asistencia debe de ser geriatrizada, no paliativizada:

La vejez termina con la muerte. Pero también a veces la infancia, la juventud, y la madurez pueden terminar de la misma manera. No existen argumentos científicos ni humanos para relacionar vejez con terminalidad, algo que con frecuencia se transmite incluso desde ámbitos sanitarios. Otra cosa son los cuidados al final de la vida, complejos a veces para que sean de calidad. La Geriatría da respuesta a ellos. No los paliativicemos.











imagen curso animador con personas mayores




Siguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en LinkedinSiguenos en Blogger

Sigue el tablero Personas Mayores - Curso a distancia de Cursos Animacion Servicios Educativos en Pinterest.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...